Follow by Email

domingo, 3 de noviembre de 2013

FIRME

FIRME

Tomé el puñal para cortar mi pecho
Y lo alejé de inmediato de mi lado,
Sentí temor de ensangrentar el lecho
Donde  sedoso  cuerpo había adorado.

Vino a mi mente como luz del día
El recuerdo de los instantes del pasado
Y pensé que morir era una cobardía
Dejando en sueños lo que habías amado.

Debes luchar – me dije – contra todo,
Y si haz de morir que sea en contienda,
Si el corazón nunca ha tocado el lodo
Debes hablar de amor y que te entienda.

Si esa mujer contempla todo a su modo
Si hay razón con la razón se enmienda,
Yo soy guerrero que no doblega el codo,
Un buen jinete jamás suelta la rienda.

Por eso ahora al tenerla en mis brazos
Siento su cuerpo radiante de dulzura
Y quiere el deseo hacerla mil pedazos
Y en desnudo cuerpo llenarla de ternura.

JESUS ALBO


No hay comentarios:

Publicar un comentario