Follow by Email

martes, 29 de enero de 2013


EL MOMENTO


Ni siquiera la lluvia con tormenta  me atosiga,
ni puede contener las lágrimas que siento,
el espíritu está vivo y me grita que lo siga,
no es veleta que gire con la dirección del viento.
    
Nadie puede  impedirme que acaricie la cara,
ni que acerque los labios a besarte con calma,
inundado el rincón donde el ser se descara
por no saber nadar en el submundo el alma.

Pero un dejo del cielo, como señal sagrada
aparece en el rayo de la fecunda tarde,
y me basta el sentir como en sueño la mirada
para encender la hoguera que dentro de mi arde..

¡Fuera tristezas..! ¡Dolores y amarguras!¡Fuera..!
Nueva vida comienza con el presente, hoy mismo
el sol que brilla se acomoda en larga  espera
pero deja atrás el ayer, con sus notas de egoísmo.

Por eso espero el momento que caminando llega,
sin precipitar al abismo lo pasión y la delicia,
de ese beso deseado en el cuerpo que se entrega
al sentir palpitante recorrer.., el labio que acaricia.

JESUS ALBO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario